Dismorfia muscular

Dismorfia Muscular: Cuando la Percepción distorsionada del cuerpo se centra en los músculos

La dismorfia muscular, también conocida como vigorexia, es un trastorno psicológico en el cual la persona experimenta una preocupación excesiva por la apariencia y el tamaño de sus músculos. A pesar de que pueden tener un físico musculoso y bien desarrollado, las personas con dismorfia muscular tienen una percepción distorsionada de su cuerpo y siempre se sienten insatisfechos con su apariencia.

El fenómeno de la dismorfia muscular

La dismorfia muscular es un trastorno más común en hombres que en mujeres, aunque también afecta a personas de ambos sexos. Las personas con este trastorno suelen pasar largas horas en el gimnasio, llevan una alimentación estricta y utilizan esteroides u otros suplementos para aumentar la masa muscular.

Estas personas se obsesionan con el tamaño y la definición de sus músculos, y constantemente se comparan con otros individuos que consideran más fuertes o más musculosos. A pesar de los logros físicos que puedan alcanzar, nunca se sienten satisfechos y siempre se ven más pequeños o menos musculosos de lo que realmente son.

Consecuencias de la dismorfia muscular

La dismorfia muscular puede tener graves consecuencias para la salud física y mental de quienes la padecen. En primer lugar, esta obsesión por el físico puede llevar a un sobreentrenamiento y a lesiones musculares o articulares. Además, el abuso de esteroides y otros suplementos puede tener efectos negativos en el organismo, como daño hepático, problemas cardiovasculares y alteraciones hormonales.

A nivel psicológico, la dismorfia muscular puede causar Depresión, Ansiedad y baja Autoestima. Las personas afectadas suelen evitar situaciones sociales y se aíslan debido a su preocupación constante por su apariencia física. También pueden desarrollar trastornos alimentarios, como la ortorexia, que consiste en una obsesión por comer de manera saludable y evitar cualquier alimento que se considere «malo» para la figura muscular.

Casos conocidos de dismorfia muscular

Existen casos conocidos de personas famosas que han sufrido de dismorfia muscular. Uno de los casos más destacados es el del actor y exluchador Dwayne «The Rock» Johnson. A pesar de tener un físico impresionante y ser considerado uno de los hombres más fuertes del mundo, Johnson ha hablado abiertamente sobre su lucha contra la dismorfia muscular y cómo ha afectado su vida.

Otro caso conocido es el del culturista y actor Arnold Schwarzenegger. Aunque Schwarzenegger ha sido un ícono del culturismo y ha ganado múltiples títulos de Mr. Olympia, ha admitido que su obsesión por la apariencia muscular ha afectado su autoestima y su relación con su cuerpo.

Asesoramiento psicológico para la dismorfia muscular

Ante la dismorfia muscular, es fundamental buscar ayuda profesional para abordar los problemas psicológicos y emocionales que subyacen en este trastorno. El gabinete de psicología Gemma Albarracín cuenta con expertos en trastornos de la imagen corporal y puede brindar el apoyo necesario para superar la dismorfia muscular.

Gemma Albarracín es un referente en el campo de la psicología y ha trabajado con numerosos casos de trastornos de la imagen corporal. Su enfoque terapéutico se basa en terapias cognitivo-conductuales y en el trabajo de aceptación y amor propio. A través de sesiones individuales, Gemma Albarracín ayuda a las personas a desarrollar una relación más saludable con su cuerpo y a superar la obsesión por la apariencia muscular.

En conclusión

La dismorfia muscular es un trastorno psicológico que afecta la percepción de la apariencia física, centrándose en el tamaño y la definición de los músculos. Esta obsesión por el físico puede tener consecuencias graves para la salud física y mental de quienes la padecen. Es importante buscar ayuda profesional, como la que ofrece Gemma Albarracín, para abordar y superar la dismorfia muscular.

Deja una respuesta

Soy la psicóloga Gemma Albarracín

Psicóloga y YouTuber. Llevo muchos años trabajando en este campo y me apasiona ayudar a las personas que han pasado por situaciones traumáticas. Gracias a mi experiencia, puedo ofrecerte soluciones a medida que se adapten a tus necesidades individuales.

Mi práctica se basa en la compasión, la comprensión y la empatía. Creo en la creación de un lugar seguro donde las personas puedan recuperarse de sus traumas. Me esfuerzo para que cada cliente se sienta escuchado, respetado y apreciado durante todo el proceso.

Para mí es importante que cada persona sea tratada con dignidad y respeto mientras recibe apoyo a lo largo de su viaje hacia la recuperación. 

Mi objetivo final es ayudarte a encontrar la paz interior y la alegría. Comprendo que el proceso puede ser difícil, pero merece la pena y, en última instancia, conduce a encontrar la fuerza, la paz y la felicidad interior.

Encuéntrame aquí

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad